Historias de guerra del equipo de Skylum

April 05

28 min. para leer

ver 2593

Junto con todos los demás ucranianos, los miembros del equipo de Skylum han visto cambiar sus vidas drásticamente desde el comienzo de la guerra.

En la foto de arriba puedes ver al equipo de Skylum durante el campamento fotográfico de Bukovel en verano de 2021, medio año antes de la invasión rusa. Desde entonces, la vida de todos los que aparecen en esta foto ha cambiado para siempre. Descubre las historias de las personas detrás de Luminar.

El 24 de febrero la invasión a gran escala de Rusia obligó a los ucranianos a repensarlo todo y a tomar decisiones que les cambiaron la vida en el acto. Muchas personas evacuaron al extranjero, muchas se quedaron en Ucrania y algunas se unieron a las fuerzas armadas y a los grupos locales de defensa territorial para defender el país. Hoy nos gustaría contarte las historias reales de algunos de nuestros compañeros de Skylum desde el comienzo de la guerra que todavía sigue hasta hoy.

Pero antes ¡nos gustaría compartir contigo algunas buenas noticias! A pesar de todo seguimos trabajando para ti. Poco a poco nuestro equipo sigue mejorando la línea de productos de Skylum. Estamos muy orgullosos de contarte que esta semana hemos entregado no una, sino dos nuevas actualizaciones: Luminar AI 1.5.2 y Luminar Neo 1.0.4.

«Detrás de cada gran producto hay un equipo de personas. Siempre he creído en la fuerza de nuestro equipo. Su dedicación y fuerza de voluntad para trabajar incluso desde zonas activas de guerra me inspiran y quiero expresarles mi infinita gratitud. Continuaremos haciendo todo lo posible para asegurarnos de que nuestros socios y usuarios puedan contar sus historias visuales». — Ivan Kutanin, CEO de Skylum.

Puedes consultar todas las mejoras de Luminar AI y Luminar Neo en la sección Novedades del sitio web de Skylum. Encontramos consuelo en nuestro trabajo y esperamos que disfrutes de las nuevas actualizaciones y crees fotos increíbles. Por ahora, te animamos a leer las historias de las personas que continúan trabajando en condiciones difíciles para entregarte las actualizaciones de los productos.

Historias del equipo de Skylum

Historias de guerra del equipo de Skylum Image1

Maryna Golovko, Ingeniera de software 

En Skylum desarrollo y construyo Luminar en la plataforma de Windows. Durante el último mes puedo decir que me he convertido en una profesional de la multitarea trabajando en circunstancias desafiantes y estresantes. En solo cuatro semanas he vivido en la región de Ivano-Frankivsk y Lviv en Ucrania; Košice, Eslovaquia; Budapest, Hungría; Lisboa, Portugal; y ahora estoy en Portimão, pero pronto me mudaré de nuevo.

La mañana del 24 de febrero me despertó el sonido del chorro del agua del baño. Mi marido iba de un lado al otro del apartamento y recogía provisiones de agua. «Es el comienzo», fue todo lo que dijo. Fui a la ventana de la habitación de mi hija y vi explosiones a lo lejos. Nuestras defensas aéreas estaban derribando misiles rusos. Debajo de las ventanas todas las carreteras del centro comercial Retroville estaban atascadas de coches. Ya era imposible alejarse. Estuve todo el día en estado de shock: no podía ni empacar mis cosas, ni ir a comprar y menos decidir lo que necesitaba.

Después de una noche de insomnio en casa de mi padrino, nos dirigimos al oeste de Ucrania sin parar en casa y sin nuestras cosas. Tuvimos la suerte de que de inmediato empezamos a llamar a varios hoteles y pudimos encontrar una habitación, porque por la noche casi todos estaban llenos. Después de quedarnos una semana en el oeste de Ucrania, entendí que teníamos que separar a la familia (los hombres no pueden salir del país) y crucé a Polonia con los niños. ¡Los polacos nos recibieron tan calurosamente! Nos dieron ropa de abrigo para los niños y nos dieron de comer. ¡El oficial de aduanas polaco vio que teníamos cuatro niños en el automóvil y les dio un puñado de caramelos!

De Polonia fuimos directamente a Košice. Fueron kilómetros duros, aunque me gusta mucho conducir. Pero sabía que era necesario llevar a los niños a un lugar seguro. Mis padres se unieron a mí y a mis dos hijos en Košice. No querían salir de su apartamento y pasaron una semana en Kyiv bajo los bombardeos, pero cuando un proyectil cayó en una casa a una cuadra de distancia, decidieron subirse al tren de evacuación. Mis padres tienen 65 años y nunca han gozado de buena salud. Pero debido a esta guerra sin sentido, tuvieron que tomar un taxi a la estación de tren de Kyiv desde la orilla izquierda, pasar tres horas pasando por todos los puntos de control, esperar el tren durante cinco horas en la estación y conseguir asientos en la sala de espera solo porque no corrieron al refugio durante las alarmas. Luego no pudieron subir a ninguno de los trenes de evacuación, porque solo podían subir mujeres con niños. Finalmente, lograron entrar en un vagón frío de tren donde se sentaron durante 15 horas hasta Uzhgorod, donde cruzaron la frontera.

Historias de guerra del equipo de Skylum Image2Desde Košice, decidimos trasladarnos a Portugal. El viaje al aeropuerto de Budapest fue una odisea y al final nos encontramos con un voluntario muy amable en Budapest que nos dio de comer y nos acomodó para pasar la noche en la sala de espera. Pero yo ya no podía dormir, así que trabajé. Por la mañana volamos a Lisboa y, unos días después, los rusos hicieron volar por los aires con misiles el centro comercial Retroville, cerca de mi casa. Las explosiones rompieron todas las ventanas del apartamento, situado en un edificio nuevo. Nos mudamos a nuestro nuevo apartamento hace solo unos meses, después de haber trabajado en reformas durante un año, pensando en todo hasta el más mínimo detalle. Hoy, además de la lluvia y el viento, también han entrado las palomas en nuestro apartamento.

Algunas instantáneas de este mes:

  • Los niños estaban en Tatariv (región de Ivano-Frankivsk de Ucrania) jugando en la nieve. Les preguntamos: «¿Qué hacéis?», «¡Estamos construyendo un búnker!», respondieron. «¡Aquí dentro sí que va a ser seguro!».

  • Mi hija gritó llorando: «¿Cómo podemos salir de este juego?» (Refiriéndose a nuestra nueva realidad).

  • Mientras estábamos conduciendo desde Kyiv, justo encima de la autopista un avión de combate giró sobre nosotros. Fue aterrador.

  • Tuve que celebrar el tercer cumpleaños de mi hijo una semana más tarde.

Historias de guerra del equipo de Skylum Image3

Valerie Kryshchuk, Gerente de marketing de influencers 

Normalmente trabajo con influencers de todo el mundo para promocionar Luminar Neo. Busco nuevos creadores para trabajar con nosotros y lanzar campañas en YouTube e Instagram. Durante la guerra ayudo a Skylumers que están atrapados en regiones peligrosas a abandonar sus ciudades y a encontrar un nuevo hogar.

Cuando comenzó la guerra el 24 de febrero estaba en Kyiv y me desperté, como millones de ucranianos, con el sonido de las explosiones. Aquella mañana pasé horas en un refugio antiaéreo con mi esposo y nuestros dos gatos. Luego recibí una llamada de mi hermano de 19 años que había conducido hasta Kharkiv la noche anterior y fue recibido por misiles rusos a las cinco de la mañana. Después de pasar 12 horas conduciendo desde el oeste de Ucrania hasta Kharkiv pensaba pasar la noche allí, pero debido al bombardeo se dio la vuelta y pasó otras 20 horas conduciendo a casa en medio del tráfico denso junto con otras personas que intentaban escapar. Pasó por Kyiv ese día y pudo ayudar a mi familia y a la familia de mi esposo a salir de la ciudad. Más tarde esa noche, mi esposo y yo, su madre, su hermana embarazada con su esposo y dos gatos y dos perros estábamos en el oeste de Ucrania, donde todavía estamos hoy. Estamos tratando de seguir trabajando y ayudar a Ucrania. Mi espacio de trabajo en este momento es un sofá en la casa de mis padres o la pequeña granja de mi abuelo en un pueblo a 30 kilómetros de la ciudad, con gallinas, gallos y cerdos afuera.

Historias de guerra del equipo de Skylum Image4

Bogdan Vasiliev, Generalista de marketing 

Soy especialista en marketing de nuestro producto estrella: Luminar Neo. Trabajo con los equipos de producto, ingeniería, ayuda y otros especialistas en marketing para ofrecer una mejor experiencia de producto y edición de fotos a nuestros usuarios.

No me he marchado de Kyiv. La guerra cubre toda Ucrania, por lo que es difícil sentirse seguro en cualquier parte del país. Me he quedado para defender mi ciudad natal. Durante los primeros días me uní a las llamadas ciber tropas. Antes de Skylum, trabajé con diferentes fuerzas políticas y conozco muchas tecnologías sociales. Junto con amigos, tratamos de hacer lo mejor que pudimos. Pero la propaganda rusa ha alcanzado un nivel tan absurdo que es difícil vencerla en el campo de batalla informativo. Nada funciona, ni siquiera con mis familiares en Rusia. ¡El padre de mi tío se negó a escuchar a su hijo! Ya no se hablan. ¡Pero no nos damos por vencidos! No creas que el pueblo ruso no tiene la culpa. Cada uno de ellos es complaciente. Ellos apoyan la guerra.

Aparte de eso, alimento a los animales que permanecen encerrados en los apartamentos. Muchas personas fueron sorprendidas por la guerra y ya no pudieron cuidar más a sus animales, así que tuvieron que ser rescatados. Algunos propietarios tomaron conscientemente la decisión de dejar a sus mascotas en los apartamentos y corrieron a otras partes del país. Sí, esta es la cara fea de la guerra. Planeo encontrar un lugar y organizar un refugio para los animales cerca de nuestra organización de patrulla del zoológico y llevar a todos los animales allí. Es peligroso moverse por la ciudad, pero es desgarrador dejar morir los animales.

Historias de guerra del equipo de Skylum Image5

Olga Salkova, Gerente de contenido de marketing 

Ahora estoy trabajando desde la casa de un amigo en Bucarest, Rumania. Como gerente de contenido, soy responsable de la producción de todo tipo de materiales de marketing: correos electrónicos, banners, videos, etc. Además de mis tareas habituales, he estado ayudando a colegas y a sus familiares a encontrar transporte para salir de Ucrania y casas para quedarse en el país y en el extranjero. Si bien estoy físicamente a salvo, mentalmente tengo dificultades porque es imposible sentirse cuerdo mientras tu país está en guerra.

Cuando comenzó la guerra mi esposo y yo estábamos de vacaciones en Sri Lanka. Nuestro vuelo de regreso fue cancelado pero decidimos volar más cerca de casa de todos modos. Conseguimos hacerlo con una conexión en los EAU y luego a Bucarest. Decidimos irnos de Sri Lanka a pesar de las buenas condiciones en que nos encontrábamos porque nos era imposible llevar una vida normal en una isla exótica. Los primeros días fue muy difícil. Revisaba constantemente la ubicación de mi hermana mientras ella y nuestra madre cruzaban la frontera entre Ucrania y Moldavia. Había muchos rusos en Sri Lanka que continuaron pasándolo genial. Algunos de ellos apoyaban la guerra que había empezado su país, pero a muchos simplemente no les importaba. Conseguimos no iniciar una pelea solo porque necesitábamos estar allí para nuestras familias. Mi padre, los padres de mi esposo y nuestro gato todavía están en Kyiv. Como muchos de nuestros amigos cercanos. Solo quiero que esta pesadilla termine y volver a casa.

Historias de guerra del equipo de Skylum Image6

Yasia, Gerente sénior de afiliados 

En la mañana del 24 me desperté con la llamada de mi madre: «Yasia, ha empezado la guerra». Mi esposo y yo recogimos nuestras cosas rápidamente, tomamos a nuestro gato Jackie y partimos hacia un pequeño pueblo a 50 kilómetros de Kyiv para reunirnos con nuestros familiares. Esperábamos que estar lejos de una gran ciudad nos ayudaría a evitar ataques militares directos. Pero ya en el segundo día nos dimos cuenta de que estábamos equivocados.

​​A partir del segundo día de guerra vimos el equipo de los enemigos pasando justo afuera de nuestra casa: vehículos blindados de transporte de personal, tanques, camiones. Después de unos días, comenzaron los ataques militares activos: podíamos escuchar explosiones, disparos, cohetes Grad… Recuerdo escuchar el sonido de la sirena antiaérea por primera vez. Fue tan aterrador. Llamé a mis padres para decirles que los quería. Tenía la sensación de que nunca los volvería a ver.

En el quinto día de guerra se fue la luz y con ella se fue la conexión a Internet y la conexión móvil. Estos fueron los días más duros. No podíamos ponernos en contacto con nuestros seres queridos y decirles que estábamos vivos. Recuerdo ir con mi esposo al campanario de una iglesia, ya que era el lugar más alto del pueblo. Había algo de cobertura allí y logramos enviar un mensaje a nuestros familiares y amigos y decirles que estábamos bien. Para mí fue el momento más feliz desde el comienzo de la guerra.

Entonces la situación comenzó a empeorar. ¡Los soldados rusos ocuparon nuestro pueblo, quitaron la bandera ucraniana y comenzaron a recorrer la ciudad disparando a los civiles! Nuestro vecino fue asesinado a tiros por una ametralladora mientras estaba de pie en el patio de su propia casa. Este fue el punto de quiebre para nosotros. Mi esposo y yo decidimos que teníamos que hacer todo lo posible para salir de aquel infierno. A la mañana siguiente, después de que pasaran las fuerzas enemigas, nos subimos a nuestro auto y nos fuimos. Sabíamos lo arriesgado que era: no sabíamos qué estaba pasando en la ciudad y qué carreteras eran seguras porque no habíamos tenido conexión a Internet o móvil durante cinco días. Afortunadamente tuvimos suerte. Tan solo diez minutos después de nuestra partida vimos un puesto de control ucraniano. Los chicos del puesto de control nos dijeron qué carretera era la más segura. Condujimos a Lviv de una tirada, recorrimos 500 kilómetros sin parar y unos días después fuimos a Kremenets.

Tengo el corazón roto. Mis padres todavía están en Kyiv. Todos mis familiares y amigos están dispersos por todo el país y en el extranjero. Espero con ansias el final de la guerra para poder verlos y abrazarlos a todos.

Historias de guerra del equipo de Skylum Image7

Juliy Dzhereleyko, Diseñador 

He estado trabajando en Skylum durante dos años y unos nueve meses. Antes de la guerra trabajaba como diseñador, creaba todo tipo de imágenes y en mi tiempo libre pintaba cuadros y tocaba música. Ahora trabajo desde casa, pero ya no pinto. Además, tengo trabajo adicional con un batallón de voluntarios. Ahora estoy en Ivano Frankivsk, en el oeste de Ucrania. Está tranquilo aquí. Hay mucha gente y los establecimientos están abiertos hasta las 20:00. El 26 de febrero fui de Kyiv a Lviv en tren y luego vine aquí. Mis amigos y yo nos inscribimos en el batallón de voluntarios del cuartel general de defensa de los Cárpatos. Trabajamos solo en la ciudad de Ivano Frankivsk. Entrenamos en todas las disciplinas. A veces patrullamos con la policía en los puestos de control, cerca de la administración estatal regional y la estación de tren. Es un desafío y nunca esperaba hacer algo así en mi vida, pero estoy contento de poder ayudar a mi país y proteger a los civiles.

Historias de guerra del equipo de Skylum Image8

Taras Zemaykin, Jefe de control de calidad 

Soy el jefe de control de calidad en Skylum, lo que significa que soy responsable de organizar todo tipo de pruebas de productos y encontrar el mejor enfoque para implementarlas. También configuro todo tipo de procesos para evitar que errores críticos entren en nuestras aplicaciones. Hacemos todo esto gracias a los esfuerzos de nuestro equipo de control de calidad, que consta de diez personas a quienes les encantan nuestros productos y a menudo pasan su tiempo libre mejorándolos y agregando valor para nuestros usuarios.

Hoy en día, mientras trabajo oigo constantemente cuatro niños de fondo chillando, gritando, discutiendo, llorando y haciendo preguntas sin cesar. Además, tres de ellos no entienden la frase «Papá está trabajando, no interrumpas». En tales condiciones, las habilidades gerenciales se ponen a prueba y si hay suficiente paciencia se convierte en una escuela dura pero efectiva para «pulir» las habilidades organizacionales, de manejo de personas y resolución de conflictos junto con la capacidad de escuchar y hablar cuando toca y lograr objetivos en el que todos ganen. Pero a pesar de estas oportunidades de aprendizaje, echo mucho de menos la oficina, donde puedo concentrarme al 100 % y dedicarme de lleno al trabajo.

Antes de la guerra vivía cerca de Irpin con mi esposa y mis cuatro hijos. El primer día de guerra no entendíamos lo que estaba pasando. No me lo creía. Pero la reacción de los niños ante las explosiones me devolvió a la realidad. Fue mi esposa quien me hizo empacar mis cosas, ponerlas en el coche y conducir en dirección a la región de Chernivtsi, donde viven nuestros familiares. Me pareció buena la idea de salir de noche para llegar allí por la mañana, ya que nuestro sedán Hyundai Accent no es apto para tantas personas. Si se conduce de noche mientras los niños duermen, es viable. Pero resultó que el viaje a Chernivtsi se alargó durante dos días y medio, con mega atascos, horas de café y completamente parados. Cuando lo haces solo no da tanto miedo. Pero con cuatro hijos, tres de los cuales tienen cinco años o menos, hacer un viaje así es una auténtica prueba en la que luchas por no volverte loco. Y esas horas de la noche en que los niños duermen parecen un descanso, aunque uno mismo esté tratando de no quedarse dormido y conducir todavía un poco más.

Salimos el jueves por la tarde y llegamos a Chernivtsi el domingo por la mañana. Allí tuvimos un descanso de varios días, después del cual condujimos otros 1500 kilómetros hasta la frontera con Rumania, esperamos diez horas en la frontera entre Ucrania y Rumania, esperamos cuatro horas en la frontera entre Rumania y Hungría y finalmente terminamos en Gdansk, Polonia. No sabíamos qué era lo «correcto» que hacer en tal situación. Mantener a los niños seguros era nuestro único objetivo. Ahora estamos en Gdansk y Skylum nos ha ayudado a alquilar un apartamento aquí. No hay explosiones, ni fascistas rusos, saqueadores y violadores. Físicamente estamos a salvo. Pero por dentro sentimos un gran vacío. Y un deseo salvaje de volver a casa.



Estas son solo algunas historias de nuestro equipo. Cada ucraniano tiene su propia historia sobre cómo la guerra ha tocado su vida. Gracias por leer las nuestras. Además, gracias por tus constantes palabras amables de apoyo y donaciones. ¡Apoya a Ucrania!

Hay más historias reales y desgarradoras de nuestros compañeros de Skylum. Si quieres solicitar acceso a ellas y compartir lo que está sucediendo en Ucrania, comunícate con nuestro contacto de prensa Anna Koval, directora de comunicaciones, a través de [email protected]



 




Usa Aurora HDR gratis por 14 días.

¡Enviado con éxito!

Por favor verifica tu buzón.
Te hemos enviado una copia por email.

¡Disculpa!

Al parecer ya te has suscrito

¡Disculpa!

Es una pena Al parecer has eliminado tu suscripción de los e-mails de Skylum. Por favor vuelve a suscribirte aquí.

Gracias por descargar
Aurora HDR

Preparando la descarga...

¿Tu descarga no ha comenzado?
No te preocupes, solohaz clic aquípara intentar de nuevo.

Oops, Algo ha salido mal. Don't worry, just click here to try again.

Paso 1

Paso 1 Buscar y abrir
el instalador de Aurora HDR

Paso 2

Paso 2 Sigue las instrucciones
para instalar Aurora HDR

Paso 3

Paso 3 Disfruta la nueva
experiencia de edición fotográfica